¿Te consideras una persona libre? Si quieres no estas seguro de esto mira la siguiente historia.

¿A partir de qué punto la esclavitud se convierte en libertad?

Nota del Editor

Robert Nozick, el gran filósofo de Harvard, al comentar sobre los tributos, dijo que eso no era más que una forma indirecta de trabajo forzado. De hecho, la diferencia es que hoy a usted le confiscan los frutos de cinco meses de trabajo ( como lo es hoy en Brasil ) y antes, se confiscaban los doce meses de trabajo. Para él, eso tenía sólo un nombre: trabajo forzado.

Para ilustrar este punto más puntualmente, Nozick creo lo que él llamaría El cuento del esclavo . En ese cuento, Nozick invita al lector a imaginarse como el esclavo de la historia. La historia es muy corta y se desarrolla a lo largo de 9 etapas, que van desde la esclavitud clásica hasta la democracia moderna.

Considere la siguiente secuencia, la cual vamos a llamar El Cuento del Esclavo, e imagínese que es usted.

Primera etapa : Eres un esclavo completamente sometido al violento y brutal amo, que te obliga a trabajar para él sin horas de descanso. Además de la jornada diaria, a menudo te llama en medio de la noche para hacer todo tipo de servicios.

Segunda etapa : El amo comienza a relajarse un poco y te golpea sólo cuando se rompen las reglas (como no cumplir con la cuota de trabajo, no responder con prontitud a una llamada, etc.). Él te concede algún tiempo de descanso.

Tercera etapa : Ahora vas a formar parte de un grupo de 10.000 esclavos, también estás sujeto a ese amo. Él decide, de acuerdo con sus principios, cómo repartir entre ustedes esclavos parte de los bienes que ustedes mismos produjeron, teniendo en cuenta las necesidades y los esfuerzos de cada esclavo.

Cuarta etapa : El amo, ahora más suave, requiere que tú y los otros esclavos trabajen para él sólo tres días a la semana, con concesión de los restantes cuatro días de descanso.

Quinta etapa: El amo les permite ahora a ustedes los esclavos trabajar donde quieran, y pueden incluso trabajar en la ciudad a cambio de un salario. Pero hay una condición: ustedes esclavos tienen que entregar al amo 3/7 de su salario (aproximadamente el 40% de su ingreso), lo que corresponde a los tres días de trabajo de la semana que estaban obligados a efectuar en su tierra. Además, el amo retiene el derecho de convocarlos para que le sirvan siempre que él quiera, y continúa con el poder de aumentar arbitrariamente la parte de su salario que él puede confiscar.

Sexta etapa : El amo da a todos sus 10.000 esclavos, excepto tú, el derecho al voto. Ahora tienen el poder de decidir entre ellos lo que tu puedes hacer y lo que tú no puedes hacer; que actividades son lícitas y cuáles están prohibidas. Ellos también ganan el poder de determinar qué porción de su salario será confiscado y donde ese dinero será gastado.

Hagamos una pausa aquí para apreciar mejor lo que está pasando. El amo hizo una transferencia de poder. Hubo un cambio de amos. Tú ahora tienes 10.000 amos en lugar de sólo uno. Hay una posibilidad de que estos nuevos 10.000 amos sean más gentiles y benevolentes. Pero, aún así, ellos son tus amos.

Séptima etapa : Aunque tú no tienes derecho a voto, ahora tienes permiso para tratar de influir en los 10.000 que pueden votar. Tú puedes intentar persuadirlos a adoptar políticas, a ejercer sus poderes de cierta manera y a que te traten mejor. Acto seguido, ellos votarán para decidir qué políticas adoptar. Usted continúa teniendo una parte de su ingreso confiscado y te sigue prohibido realizar ciertas actividades.

Octava etapa : En reconocimiento a tu contribución útil al debate, el 10.000 te otorga el derecho al voto, pero sólo si hay un estancamiento en la votación . Usted escribe su voto y, sólo si hay un empate en la elección, su voto se considera como criterio de desempate. Es decir, en la eventualidad de que haya una perfecta discordancia en un aspecto – o sea, 5.000 son contra y 5.000 son a favor -, ellos consideran tu voto como desempate. Ningún empate nunca ocurrió.

Novena etapa: Usted finalmente consigue el derecho irrestricto de voto con los 10.000. En términos prácticos, eso significa que, al igual que en la octava etapa, su voto realmente valdrá sólo si hay algún empate. Pero, como nunca hubo un empate, su voto no hace ninguna diferencia en el resultado electoral final.

La pregunta a ser hecha es: ¿en qué momento, entre el primero y el noveno estadio, esa historia dejó de ser el cuento de un esclavo? ¿En qué momento tú, el esclavo, llegó realmente a ser libre?

Tomado de la siguiente liga